Dar a luz, es una experiencia única, un régimen estricto de aprendizaje, de entendimiento de la mujer, su cuerpo y sus procesos fisiológicos de manera muy completa.

Estudiar la teoría te crea inquisitivas y te dirige a estudiar la práctica.  Mis dos años como estudiante de Dar a Luz fueron maravillosos y repletos de estudios rigurosos. Me han dado una base sólida, una marcada sabiduría y amor por la partería.