Me encantó el curso de Educadora en Salud Materna. Ha sido un maravilloso viaje hacia la esencia natural del ser femenino y su maternidad. Un delicioso compartir de saberes  con el consiguiente enriquecimiento mutuo, en medio de un ambiente de estudio cálido y cordial; donde semana a semana, tres maravillosas maestras han compartido con nosotras, información valiosa y abordado mejores maneras de empoderar a las mamás gestantes en su cuidado primordial, y el logro de un parto humanizado… Una experiencia altamente recomendable.